English French German Italian Portuguese

Como hacer una composición de cuadros correctamente en una pared, sin morir en el intento.

30 julio 2015

Desde que escribí el post de composiciones de cuadros en una pared el año pasado, más o menos por estas fechas, se me quedó la espinita clavada y el deseo de realizar algo similar en el pasillo de mi casa, un espacio que es corto, estrecho y con una altura considerable salvo por un pequeño altillo en la misma puerta de entrada. Un poco complicado de decorar sin comerte espacio útil y sin que moleste a la hora de utilizar el paso hacia el resto de la casa. 
Mi deseo era conseguir un efecto parecido a la decoración de uno de nuestros restaurantes favoritos de Madrid del que somos asiduos clientes y que posee una pared preciosa con multitud de láminas con temática botánica enmarcadas, en nuestro rincón favorito.


Al final este es el resultado de mi pasillo, eso sí, con una temática y un espacio muy diferente (pero por ese motivo más complicado de conseguir) y que os cuento a continuación.  




Está claro, un tema como ese hay que pensarlo muy bien, ya que requiere una medición perfecta y una composición adecuada para que al final, no mueras en el intento y consideres que hubiera sido mejor dejarlo como estaba. 
Pero en estos casos siempre pienso "quien dijo miedo?" y al final me he decidido a llevarlo a cabo con unas láminas seriadas y numeradas que corresponden al calendario del año 1992 y que tenía guardadas desde hace años creado por el Estudio de Pedro Delgado Diseño (un afamado ilustrador español que fue el creador en el año 1988 del emblemático sello del grupo Héroes del Silencio) para el legendario bar El Mescalito. Todo un clásico de la movida madrileña y que por desgracia actualmente ya no existen ninguno de los dos, ni el bar ni el estudio. Ni que decir tiene que esas láminas poseen un valor tanto material como sentimental para mi. 
Todo un lujo que ahora ha visto la luz en mi modesto pasillo¡ :)



Era necesario contaros esta historia para que pudierais comprender la ilusión que me hacía utilizar estas láminas al fin y después de tanto tiempo ya que pertenecen a una época fantástica de mi vida.
Y dicho lo dicho, continúo con el tema que nos ocupa hoy. La mejor forma de hacer una composición de cuadros en una pared sin complicarnos mucho la vida. 
He de decir que ya tenía enmarcada la lámina principal del calendario desde el año pasado, y que ya habéis visto en el post de Mi casa y en otros en diferentes ocasiones. 


Al tratarse de un calendario, es decir, 12 láminas más la principal, necesitaba hacer un trabajo considerable para enmarcarlas todas, además de un desembolso alto por ser tanta cantidad. 
El marco elegido para enmarcar desde el principio fue el modelo Strömby de Ikea, muy asequible para el bolsillo, en metal negro con un marco muy fino y perfecto para la composición que tenía en mente. 
El otro día conseguí (lo que me ha costado por dejadez...) cumplir mi objetivo y traerme a casa los 12 cuadros que me faltaban y esa misma tarde me dediqué a enmarcar cada lámina y dejarlas preparadas para componer la pared. 




Ayer comencé el trabajo de colgarlos y busqué la forma más sencilla para realizarlo, y como sé que muchos de vosotros os lo habéis planteado en varias ocasiones por vuestras preguntas, pero temiendo que el resultado no fuera el buscado, comparto la forma en la que lo he hecho yo por si os sirve de ayuda y así os decidís a llevarlo a cabo :)  
Estoy segura que hay muchas formas de realizar este trabajo de una manera considerablemente más profesional, pero si los cuadros que váis a colocar tienen un tamaño muy similar entre ellos, estoy segura que así os va a resultar super sencillo. 
Lo materiales que necesitáis son simples: cinta de carrocero o de pintor de 1 cm de ancho, que no se adhiera en exceso para que al quitarlo no se lleve la pintura o el papel pintado, escarpias o clavos (depende del tipo de cuadro), metro, lápiz y martillo. 
Yo he comenzado por la fila de abajo y he ido subiendo hasta completar las 3 filas de 4 cuadros y que hacen los 12 que contienen mi composición. Evidentemente cada uno calculará la cantidad de filas y cuadros que vaya a realizar según tenga. 
Hay que medir la pared donde vayan a ir los cuadros y distribuir en ella cada fila dejando medio centímetro entre cada cuadro, para que queden lo más juntos posible pero sin tocarse. 
De esta manera y para comenzar,  con el metro se mide la altura desde el suelo hasta la parte alta del cuadro (donde irá luego el clavo) y se marcan varias veces los centímetros exactos, con el lápiz flojo para luego poder borrarlo, a lo largo de toda la pared (imagen 1). Se pone una tira de cinta de carrocero en horizontal justo por las marcas que hemos hecho en la pared para que vayan alineados y no colgarlos torcidos. Con el primer cuadro y calculando el centro justo del mismo, se marca sobre la cinta de carrocero bien visible ese centro y a continuación se sigue marcando cada centro de cada cuadro sobre ella dejando siempre entre medias un pequeño espacio de medio centímetro para que no queden excesivamente pegados. Se repite el mismo proceso calculando la altura de cada fila con la del cuadro y siempre dejando ese medio centímetro entre ellos tanto por abajo como por el lateral, así hasta completar todas las filas que vayas a realizar con tu composición  (imagen 2)
Ahora ha llegado el momento de encontrar el punto justo donde irá cada escarpia o clavo y comprobar que el punto que hemos calculado es el correcto en cada fila. De esta manera pegaremos en vertical de nuevo la cinta de carrocero cruzándola por encima de la otra y comprobaremos que nuestra medición es la correcta, así conseguiremos la linealidad y altura correcta en cada cuadro (imagen 3) Probamos con la primera fila por si acaso una vez clavados con los cuadros, y si todo está correcto clavaremos el total de ellos (imagen 4) 
Lo más complicado es la primera fila,  pero si vuestras medidas son correctas, el resto es fácil de hacer, os lo aseguro. 


Colgamos todos los cuadros con cuidado hasta completar toda la composición y ya está terminado¡¡ 
Y aquí os dejo una imagen del antes de la pared y el después (con reflejo en el espejo del hall incluída) para que veáis la diferencia de tener una pared totalmente cubierta de cuadros y el efecto que produce. 
Las fotos, al tener muy poco ángulo de trabajo para realizarlas, no le hacen justicia y sinceramente, queda espectacular y da mucha más sensación de espacio libre y luminoso.
Me encanta el resultado y estoy encantada con la composición... ¿Y a vosotros que os parece?  ;) 

  

IMÁGENES: Propiedad de Karmela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta que me enviéis comentarios, saber lo que pensáis de las publicaciones y si os gusta lo que sale aquí. Me hace mucha ilusión recibirlos. Lo único que tendréis que tener paciencia ya que se publicarán tras la moderación. No olvidéis activar el servicio de aviso para recibir mi respuesta.
Gracias por comentar¡¡ :)