English French German Italian Portuguese

Hoy toca DIY, una lámpara de Ikea transformada en un sueño turquesa.

21 febrero 2015

Este DIY llevaba tiempo con ganas de ponerlo en marcha, pero siempre por falta del mismo lo he ido retrasando. En este caso y principalmente, porque se trataba de una transformación que le había prometido a mi hija hacer con una lámpara de Ikea, en concreto el modelo 365 + BRASA  en color rojo, que poseía de su anterior casa en la que el rojo, el negro y el blanco eran los colores protagonistas de su decoración, y que a lo largo de esta semana he ido realizando para darle una sorpresa. 
Al cambiarse de vivienda decidió cambiar también los tonos elegidos y así comenzar con un cambio radical total. Ahora tiene una gama de colores totalmente distinto en cada habitación, y como el color principal de su dormitorio donde va a ir esta lámpara de techo es el turquesa (color de super moda para esta primavera, ya os lo he comentado), me he decidido a proporcionarle una segunda oportunidad y así aprovecharla, ya que a ella le encanta y a mi también, por su aire post industrial y su tamaño grande, que va a cambiar bastante y se va a integrar perfectamente en el espacio donde va a ir ubicada. 
Para este DIY se van a necesitar los siguientes materiales, los cuales podéis encontrar en cualquier tienda de manualidades: 
  • Una lámpara industrial (en este caso la 365 + Brasa de Ikea
  • Un spray aerosol en color turquesa (la marca Amsterdam es una de las que mejor cobertura y acabado profesional ofrece) 
  • Pintura especial metalizada en el color elegido (yo he usado la Drazzling Metallics en color cobre para que haga mas contraste)
  • Tijeras. 
  • Cinta de carrocero. 
  • Pincel plano y pincel de estarcido, para usar con la plantilla.
  • Plantillas descargadas o compradas (depende del motivo que elijas)
  • Impresora. 


Lo principal es quitar el cable con el casquillo para manejarla con facilidad y posteriormente limpiar bien la superficie que se vaya a pintar, cubriendo bien el suelo para preservarlo de manchas con el spray (los periódicos viejos son perfectos para estos menesteres). Es importante seguir las instrucciones del fabricante con respecto a tiempos de secado y seguridad, para la no inhalación de la pintura pulverizada, algo que normalmente se debe hacer al aire libre y en un día sin viento, o bien en un espacio que esté perfectamente ventilado. 





Como la lámpara de Ikea tiene un borde por debajo pintado en el mismo tono rojo que el resto el cual se remete hacia la parte interior, hay que pintarlo, bien en el mismo color, bien con el color elegido para luego recrear el motivo que se vaya a estarcir en la lámpara con la plantilla. 
En mi caso lo he pintado con el color bronce, para que haga contraste y se diferencie del resto de la lámpara, color en el que luego irán las letras que voy a estarcir. 



Os recomiendo tapar con cinta de carrocero la zona que no vaya a cubrirse con el color y así no "pasarnos" y no tener que estar luego eliminando restos, que siempre es más fácil evitar el peligro, si no tienes un pulso firme.  





Las plantillas que voy a utilizar para el estarcido, las he realizado yo misma. Como lo que quería era poner dos palabras que tuvieran que ver con la habitación donde va a estar ubicada, las elegidas han sido "Sueños" y "Dreams" y por si queréis hacer lo mismo, se han realizado con PicMonkey un programa online que uso mucho para modificar las fotos de mis blogs, hacer carteles y mil usos más, y que si no conocíais os auguro que lo vais a usar mucho aunque no tengáis blog o web para todo tipo de trabajos¡
Una vez impresas solo tienes que recortar con las tijeras el interior vaciando lo que vayas luego a pintar sobre la lámpara. Yo, para acortar el proceso y porque tengo costumbre, voy a utilizar el mismo papel en el que se han impreso las palabras, pero lo ideal es pasarlas a una lámina de plástico transparente (también de venta en cualquier papelería técnica), para que tenga mas consistencia y sea más fácil el proceso de estarcido. 



A continuación se adhiere la plantilla a la zona de la lámpara donde quieras aplicarla mediante la cinta de carrocero, y con el pincel de estarcido especial para pintar mediante toques planos perpendiculares en los que tienes que tener cuidado de no recargarlo demasiado de pintura, vas rellenando poco a poco y con cuidado en no pasarte por dentro



Luego solo hay que retirar con cuidado las plantillas una vez seca la pintura y con el pincel fino, para mayor precisión, ir cubriendo las zonas que hayan quedado más clareadas hasta conseguir unas letras mas homogéneas y cubiertas por completo por la pintura, aunque si no tienes costumbre pintar a mano alzada, también puedes dejarlo tal y como haya quedado, lo que le dará un aspecto más vintage y avejentado al conjunto. 



Y lo que veis aquí abajo es el resultado final de cada palabra,  recolocado el cable con el casquillo y una vez colgada en el dormitorio.
Como podéis observar el resultado es de lo más original, muy vintage y con mensaje, como está de super moda, y teniendo la materia prima, simplemente cambiando el color y aplicando una frase que te traiga buenos recuerdos o alguna palabra especial para tí, le imprimes a esa lámpara del montón, un toque y un aspecto con mucha personalidad. 


Espero os haya gustado y si lo ponéis alguno en práctica lo compartáis en la página de facebook del Rincón  (clic)  Estaría encantada que lo hiciérais...

Y si queréis conocer DIY'S magníficos de otr@s que como yo adoran lo hecho a mano, pasaros por el blog de Marcela, con sus Findes Frugales, en el que aprovecho la ocasión para participar. No os los perdáis¡¡ 

Pasar lo que queda del Fin de Semana de fábula ;) 

IMAGENES: Karmela. 


10 comentarios:

  1. Me encanta el resultado. Yo tambien tengo una lampara igual en casa que me compre hace tiempo y estaba buscando una forma de cambiarle el estilo y me he topado con tu publicacion. Creo que voy a poner en practica algo parecido tambien con spray, pero en color blanco, que me va mejor con la decoracion de mi dormitorio. Me gusta el efecto de las letras pintadas, voy a ver si puedo encontrar una lamina de estarcido en las tiendas de manualidades de mi barrio. Me gusta mucho el blog, como me hago seguidora? No se como hacerlo, jijijij. Gracias Karmela por tu creatividad. Un saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado la transformación de esta lámpara de Ikea. La verdad es que el cambio es total y queda preciosa en el dormitorio de mi hija¡¡ Para poder recibir las actualizaciones de los post, puedes suscribirte por correo electrónico, así no te perderás nada. Lo tienes en el lateral izquierdo debajo del cajón de suscripción de Facebook. Muchas gracias por comentar y espero que lleves a cabo tu proyecto. Un Saludo¡¡ ;)

      Eliminar
  2. Me encanta el cambio y me imagino que a tu hija también le habrá gustado!! El turquesa me vuelve loca, jeje!!
    Bsts y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el cambio es total y como no, a mi hija le encantó el resultado!! El turquesa es un color precioso que da vida a.cualquier rincón. Muchas gracias Mónica por comentar, un besazo! ;)

      Eliminar
  3. El color que elegiste me encanta! En realidad me gusta todo, desde la forma de la lámpara hasta el cambio que realizaste, que ha sido totalmente a favor. Tu hija seguro quedó encantada con el resultado. Besos y buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hija está encantada porque es uno de sus colores favoritos y la lámpara ha ganado en personalidad y diseño. Gracias por tu comentario Alicia, y que tengas un buen comienzo y resto de semana también¡¡ Un besote ;)

      Eliminar
  4. Me encanta el cambio a color turquesa.........y el toque de los stencils quedaron preciosos en color cobre. Como nos gustan los tuneos de productos del amigo sueco!! ;-D

    Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veis, si es que estos suecos nos lo dejan a huevo! Jajaja...
      Gracias por comentar chicos, un besazo!! ;)

      Eliminar
  5. El turquesa es uno de mis colores favoritos y tiene esa capacidad de convertirse en el centro de atención.
    El contraste con el color cobre es espectacular.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un color mágico desde luego, que nos transporta a ese mar menorquin de playas maravillosas... Soñar es gratis! Besos Isabel y gracias ;)

      Eliminar

Me encanta que me enviéis comentarios, saber lo que pensáis de las publicaciones y si os gusta lo que sale aquí. Me hace mucha ilusión recibirlos. Lo único que tendréis que tener paciencia ya que se publicarán tras la moderación. No olvidéis activar el servicio de aviso para recibir mi respuesta.
Gracias por comentar¡¡ :)